626661084
Psicoterapia

Psicoterapia

Psicoterapia

Psicoterapia

Terapia Individual

Terapia individual

Terapia Individual

Terapia individual

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia familiar

Terapia familiar

Terapia familiar

Terapia familiar

Coaching

Coaching

Coaching

Coaching

Talleres

Talleres

Terapia online

Terapia online

Tesoros emocionales

El destino suele darnos la oportunidad de poder enfrentarnos a continuas pérdidas durante toda nuestra vida. Y pese a ello, y por mucho que nos preparemos para afrontar el duelo que supone la pérdida de las personas que más queremos, lo cierto es que muy probablemente nunca estaremos listos del todo para afrontar el golpe que supone sentir que esas personas nos faltan. No podemos estar seguros que seremos capaces de estar preparados para el duro golpe que puede suponer un duelo, pero si podemos hacer algo, y es aprovechar el tiempo que queda hasta que eso suceda. Te propongo una actividad. Imagina por un momento que todas las personas que quieres, por los motivos que fueran, tuvieran que irse lejos de tu vida mañana. Imagina entonces que tuvieras la oportunidad de decidir, de entre las personas que más quieres y que tienen que irse de tu vida, a dos que se quedarían contigo. Ahora piensa en esas dos. Seguramente sean las personas con las que más difícil te resultaría vivir en su ausencia. Esas personas son tus seres más queridos, quienes despiertan en ti las mejores emociones. Son tus tesoros emocionales. Ahora bien, ¿saben tus tesoros emocionales que lo son? ¿Has pensado que en cualquier momento puedes perderlos? ¿Sabes si sienten y perciben que son uno de tus más importantes tesoros? ¿Te dedicas a darles el auténtico valor que tienen? Esto es importante porque a veces nos olvidamos de hacerles sentir que son nuestros tesoros, y de que se sientan como tales, sea porque sentimos que nos falta tiempo, por las prisas, por todo lo que tenemos que hacer, sea porque creemos que lo saben pero no lo hemos confirmado, etc... Hay muchos motivos posibles. Demasiados. Pero no importa. Lo importante es que tras leer esto pienses en ellos y te encargues de asegurarte que sepan que son tus tesoros emocionales. Y ahora piensa, ¿y tú? ¿Has pensado que tú también puedes ser el tesoro emocional de personas cercanas? ¿Has pensado como se sentirían si te perdieran? ¿Les agradeces regularmente el hecho de que te consideren uno de sus tesoros emocionales? Quizá este sea un buen momento. Germán Diz. Psicólogo y psicoterapeuta.


Germán Diz
Diseño web Condiciones de uso Aviso legal