626661084
Psicoterapia

Psicoterapia

Psicoterapia

Psicoterapia

Terapia Individual

Terapia individual

Terapia Individual

Terapia individual

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia familiar

Terapia familiar

Terapia familiar

Terapia familiar

Coaching

Coaching

Coaching

Coaching

Talleres

Talleres

Terapia online

Terapia online

Aceptar y comprender al otro

Un tema recurrente que suelo encontrarme en consulta es lo complicado que resulta mostrar que aceptamos y comprendemos al otro cuando no estamos de acuerdo con lo que piensa. Naturalmente muchas veces creemos y afirmamos que aceptamos y comprendemos a la otra persona, pero por lo general para ella esto no suele ser así pese a lo que digamos ya que este tipo de cosas suelen "notarse" en nuestras acciones no verbales aunque no nos demos cuenta. En las relaciones de pareja esto hace que la otra persona no solo no se sienta aceptada ni comprendida, sino que si queremos pedirle que cambie algo lo vamos a tener realmente complicado. Y como es prácticamente imposible que aceptemos consejo de nadie a menos que sintamos que esa persona nos comprende, la regla básica de la que debemos partir es que antes de pedir a tu pareja que modifique algo, primero debes hacerle sentir que la comprendes. Si alguno de los dos se siente juzgado, incomprendido o rechazado por el otro, no podréis enfrentaros a los problemas de pareja. Y esto se aplica tanto a los grandes problemas como a los pequeños ya que por lo general las personas sólo pueden cambiar si se sienten aceptadas tal como son. Si nos sentimos criticados o poco apreciados, no podemos cambiar. Al contrario, nos sentiremos asediados y nos atrincheraremos para protegernos. Esto no es solo importante en las relaciones de pareja. Para inspirar en un niño una imagen positiva de sí mismo y habilidades sociales básicas, la clave es comunicarle que comprendemos sus sentimientos. Los niños crecen y cambian de forma óptima cuando reconocemos sus emociones: "1. Ese perro te ha asustado; 2. Estás llorando porque te sientes triste; 3. Pareces muy enfadado. Vamos a hablar de ello" En lugar de menospreciarlos o castigarlos por sus sentimientos: "1. Es una tontería tener miedo de ese perro; 2. No me gusta verte llorar; 3. En esta casa están prohibidas las rabietas. Vete a tu cuarto hasta que te tranquilices". Cuando hacemos saber a un niño que sus sentimientos son legítimos, le estamos comunicando que es aceptado incluso cuando está asustado, triste o enfadado. Esto le ayuda a sentirse bien consigo mismo, lo cual hace posible el crecimiento y el cambio positivo. Lo mismo ocurre con respecto a los adultos. Para mejorar en una relación, tenemos que sentirnos aceptados por nuestra pareja. Otra lección importante es que en todas las discusiones, las que tienen solución y las que no , ninguno lleva toda la razón. No existe una verdad absoluta en los conflictos de pareja, sino dos verdades subjetivas. De ahí la importancia no solo de comprender al otro, sino de ser capaz de reconocer que aceptamos que su punto de vista es al menos tan válido como el nuestro. De ti depende aceptar y comprender a la otra persona, y por supuesto dar ejemplo para que los demás sepan aceptarte y comprenderte a ti. Germán Diz. Psicólogo y psicoterapeuta.


Germán Diz
Diseño web Condiciones de uso Aviso legal