626661084
Psicoterapia

Psicoterapia

Psicoterapia

Psicoterapia

Terapia Individual

Terapia individual

Terapia Individual

Terapia individual

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia familiar

Terapia familiar

Terapia familiar

Terapia familiar

Coaching

Coaching

Coaching

Coaching

Talleres

Talleres

Terapia online

Terapia online

Solución a problemas de pareja sin solución

Una cuestión importante que encuentro a menudo viendo a parejas es que muchos de los problemas que traen a la consulta son irresolubles y no es necesario resolverlos para ser feliz, sino que basta aprender a convivir con ellos e incluso tomárselos con humor. Son problemas que forman parte inevitable de la relación, de la misma forma que las enfermedades son inevitables cuando uno envejece. Tal vez el problema no nos guste, y es que cuando elegimos un compañero con el que compartir nuestra vida estamos eligiendo de manera inevitable una serie de problemas irresolubles con los que tendremos que convivir durante quizá diez, veinte o cincuenta años.
En estos casos, suele ser más útil aprender a evitar situaciones que los empeoran, y desarrollar estrategias y métodos que nos ayuden a tratar con ellos. Y es que pueden gustarnos muy poco las fiestas y a nuestra pareja encantarles, lo cual es un problema irresoluble porque a ella no van a dejar de gustarle las fiestas por mucho que a ti no te gusten. Podrías estar con otra persona a la que no le gustasen las fiestas y te habrías evitado discusiones por ello, pero esa otra persona sería tan puntual y responsable que querría que tú dejaras de ser impuntual porque le molesta que la hagan esperar, y a ti eso te disgusta porque eres así e interpretas que tu pareja quiere cambiarte. Así que podrías no estar con ella y buscarte una tercera pareja que no fuera tan exigente con el hecho de ser puntual y así te evitarías las discusiones, pero con tu nueva pareja no hacéis casi nada juntos porque ella sigue enfadada por la última discusión que tuvisteis el otro día ya que ella quiere que vayáis más a menudo a ver a su familia, cosa que a ti te disgusta, porque tu prefieres estar en casa… La historia podría seguir hasta el infinito pero el problema permanece, y es que siempre habrá algo que no nos va a gustar de nuestra pareja ya que no existen, por suerte, dos personas idénticas en todo. Y esto no puede solucionarse, tendremos que aceptarlo y llevarlo de la mejor manera posible, de la misma manera que nuestra pareja tendrá que aceptar como somos y llevarlo de la mejor manera posible sin intentar cambiarnos. Uno de los mejores remedios es procurar tomárselo con humor. Lo maravilloso de una relación de pareja es poder ser como somos sin sentirnos juzgados, y al mismo tiempo hacer sentir a la otra persona feliz siendo como es sin que se sienta juzgada. Y en cualquier caso, conviene tener en cuenta que por supuesto hay problemas de pareja que si tienen solución Germán Diz. Psicólogo y psicoterapeuta.


Germán Diz
Diseño web Condiciones de uso Aviso legal