626661084
Psicoterapia

Psicoterapia

Psicoterapia

Psicoterapia

Terapia Individual

Terapia individual

Terapia Individual

Terapia individual

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia familiar

Terapia familiar

Terapia familiar

Terapia familiar

Coaching

Coaching

Coaching

Coaching

Talleres

Talleres

Terapia online

Terapia online

Acércate a tu pareja

Es común pensar que el secreto para recuperar la chispa con la pareja es compartir una cena romántica o unas buenas vacaciones. Lo cierto es que eso puede ayudar, pero no es sensato pensar que gracias a unas vacaciones de 15 días vamos a estar conviviendo felizmente durante todo el año. Por lo general el vínculo de una relación se fortalece si existe comunicación y uno tiende a acercarse al otro en lugar de apartarse, y esto se da en situaciones comunes, como cuando ambos están en el supermercado y si uno pregunta si necesitan leche, el otro contesta que no lo sabe pero va a coger un paquete por si acaso, en lugar de encogerse de hombros. Ocurre lo mismo si sabes que tu compañero está pasando un mal día en el trabajo y dedicas un minuto para escribirle un mensaje de ánimo. En estas situaciones, mediante peticiones al otro, reclamando su atención, afecto, sentido del humor o apoyo, ambos deciden acercarse en lugar de apartarse. Es una cuestión de prioridades.
Suelo recomendar a las parejas que acuden a mi consulta que se reúnan al final del día y dediquen un tiempo para comentar cómo les ha ido y como se ha sentido cada uno. Esto es vital porque una relación puede entrar en crisis si las tensiones del trabajo, amigos, etc... se pagan con la relación, mientras que las que se ayudan mutuamente con estas tensiones no solo pueden mantener estable su relación sino que además sienten que su compañero les aporta algo valioso. Eso si, a la hora de hacer esto no hay que olvidar una serie de puntos básicos: 1. Esperad a estar los dos listos. Es común que dos personas tengan tiempos diferentes. Uno puede llegar del trabajo y querer hablar de inmediato mientras que otro quizás necesite relajarse tras llegar a casa antes de hablar. Es vital no querer imponer al otro sus tiempos y que establezcáis una hora que venga bien a ambos. Un consejo que suelo dar es que cuando ambos coincidáis en casa tras finalizar el día os deis un abrazo de un minuto sin decir ni una palabra. Y tras eso, comenteis que tal estáis y que tal os ha ido el día. Las cosas se ven mucho mejor tras un abrazo de la persona que quieres. 2. Habla de lo que quieras, siempre que sea algo externo a la relación. Éste no es momento para discutir los conflictos entre vosotros, sino una oportunidad para ofreceros mutuo apoyo emocional en otros aspectos de vuestras vidas. 3. Expresa afecto y valida las emociones del otro, que significa reconocer que lo que para tu pareja es importante, tiene importancia, y que los sentimientos que ella siente en ese momento, son importantes y verdaderos. Decir cosas como “no te sientas así” o “no te preocupes, ya verás cómo se soluciona” no ayuda por mucha buena intención que haya. 4. Comunica tu comprensión y ponte de su lado. Ofrece tu apoyo incluso si piensas que su punto de vista no es razonable. Si en un conflicto familiar o laboral no la apoyas tú que eres su pareja, ¿quién la va a apoyar? 5. No des consejos si no te los piden. Muchas veces tu pareja no te estará pidiendo una solución, sino sólo que la escuches, que muestres comprensión o que la acompañes ofreciendo un hombro sobre el que llorar. Y es que acercarse el uno al otro en las pequeñas cosas de cada día es una de las claves para mantener una buena relación de pareja Germán Diz. Psicólogo y psicoterapeuta.


Germán Diz
Diseño web Condiciones de uso Aviso legal