626661084
Psicoterapia

Psicoterapia

Psicoterapia

Psicoterapia

Terapia Individual

Terapia individual

Terapia Individual

Terapia individual

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia de pareja

Terapia familiar

Terapia familiar

Terapia familiar

Terapia familiar

Coaching

Coaching

Coaching

Coaching

Talleres

Talleres

Terapia online

Terapia online

Una buena relación de pareja

1. Conoce el mundo interior de tu pareja Interésate por ella, por sus gustos, miedos, ideas, sueños, etc. Conoce las personas importantes en su vida, sus preocupaciones actuales o pasadas, los eventos importantes para ella actuales o pasados. Pregunta cuales considera que han sido sus logros y fracasos, conoce como se define, de donde piensa que viene, y hacia donde siente que va. Interésate en conocer cuál es su misión en esta vida, que legado quiere dejar, etc…
2.Cultiva el cariño y la admiración Este punto está muy relacionado con conocer el mundo interior de tu pareja. Ya que se trata de valorar todo eso que sabes ahora de ella. Admira a tu pareja, recuerda con cariño la historia inicial de tu relación, recuerda los buenos momentos, recuerda los aspectos que te gustan de ella, buscad objetivos comunes y planificad cosas juntos, etc. La admiración y el cariño se pueden cultivar, así que ya sabéis, no dudéis en alabar a vuestra pareja y viceversa. 3. Acércate a tu pareja 4. Deja que tu pareja te influya Considera a tu pareja una compañera a la hora de tomar decisiones. Respeta sus opiniones y sentimientos. Comprende que para que la pareja prospere tenéis que compartir el volante que conduce la relación. Aceptar la influencia del compañero no significa que nunca expresemos sentimientos negativos. Los parejas pueden sobrevivir a muchos estallidos de rabia, quejas o incluso críticas. Intentar suprimir los sentimientos negativos delante de la pareja no beneficiará a la relación ni a nuestra presión arterial. El problema surge cuando uno de los dos recibe con una barricada incluso la mínima insatisfacción por parte del otro, aumentando así la negatividad en lugar de intentar mitigarla. Si te resulta difícil aceptar la influencia de tu pareja, lo mejor que puedes hacer por la relación es reconocer el problema y hablarlo con ella. El siguiente paso es convertir a tu compañero en un aliado en tu campaña para superar este problema. Pídele que te señale con suavidad los momentos en que intentes dominar, estés a la defensiva o te muestres irrespetuoso. 5. Y recuerda que en las relaciones de pareja siempre surgirán problemas sin solución aparente que tocará saber manejar con filosofía e incluso con humor. Germán Diz. Psicólogo y psicoterapeuta.


Germán Diz
Diseño web Condiciones de uso Aviso legal